CLÍNICA UNIVERSITARIA DE SALUD INTEGRAL CUSI-ALMARAZ

La clínica universitaria de salud integral (CUSI) ALMARAZ fue creada con la finalidad de implementar actividades de enseñanza-aprendizaje que complementara los conocimientos teóricos para ser aplicados en la clínica mediante el empleo de procedimientos , metodos y tecnicas del actuar profesional. Proporcionado así distintas areas a los alumnos para su desarrollo integrativo e inserción a distintos lugares de demanda laboral. Hubicada en la siguiente direccion se podra acudir para serrvisio intgral de la salud incluyendo croquis del Domicilio: A. Jiménez Gallardo SN, San Sebastián Xhala Km. 2.5, Cuautitlan de Romero  Rubio  Edo . de Mexico.





Transporte:
Colectivo Teoloyucan-Campo 4 UNAM- Xhala en e l paradero norte del metro Toreo .
En enero de 1974, se aprueba la creación de las Escuelas Nacionales de Estudios Profesionales (independientes tanto académica como administrativamente), iniciando labores en ese año, la de Cuautitlán y en 1975, la de Iztacala, encomendando el desarrollo de las disciplinas biomédicas (Medicina, Biología, Odontología, Psicología y Enfermería y actualmente Optometria) al entonces Director, Dr. Héctor Fernández Varela. Tomando en cuenta las carreras relacionadas con las Ciencias de la Salud, que se impartían en la ENEP Iztacala, constituyó un gran reto, crear instrumentos de Docencia, Investigación y Asistencia, acorde a las necesidades de salud de la población en el presente y en el futuro próximo, con la participación de todas las carreras.
El 24 de enero de 1984, inicia su labor la CLÍNICA UNIVERSITARIA DE SALUD INTEGRAL ALMARÁZ, (CUSI Almaráz), ubicada en el Campo 4 de la FES Cuautitlán, siendo la única que se construye, pensando en la Interdisiplina y Multidisciplina, brindando a los estudiantes y a las diferentes carreras, un área donde aplicar los conocimientos impartidos por los profesores, vivir las experiencias de la realidad social, proporcionar un servicio a la comunidad y desarrollar proyectos de investigación con un enfoque multidisciplinario. En la actualidad, la CUSI Almaráz ha cumplido 21 años de trabajo

Es el espacio clínico que ofrece la UNAM, fuera de la Facultad de estudios superiores Iztacala, reconocida como clínica periférica o consultorios de atención a pacientes.

La clínica de optometría de la CUSI Almaraz cuenta con cuatro gabinetes totalmente equipados y una sala de espera interna, los cuales a su vez se dividen en dos partes, quedando de la siguiente manera:  el gabinete 1, gabinete 2 y mostrador se localizan en el área 2 de la planta baja; el gabinete 3, gabinete 4 y sala de espera interna se localizan en el área 1.

La planta baja de la CUSI Almaraz se divide en dos partes de acuerdo con la comisión local de seguridad como parte de la logística para las rutas de evacuación en caso de siniestro.

Acciones de preparación del espacio clínico

Estas acciones están comprendidas como aquellas que tomará la institución (directamente la Jefatura de la Carrera y la Jefatura de la Clínica) para adaptar el servicio clínico general, además de aquellas que deberán seguir profesores y alumnos, con la finalidad de disminuir la exposición y diseminación de enfermedades.

Preparación del área de trabajo TRIAGE

Una de las principales preocupaciones al renovar actividades clínicas en etapas de diseminación de enfermedades infectocontagiosas o posterior a etapas de contingencia, es la disminución de exposición innecesaria del personal de salud a pacientes infectados; para ello, se ha de generar un filtro sanitario que tiene como objetivo clasificar a los pacientes según su potencial capacidad de contagio.


La primera actividad para realizar es reconocer que el espacio clínico, que hasta el momento tiene una distribución y comportamiento establecido deberá modificarse según los estándares internacionales de atención a enfermedades infectocontagiosas. Haciendo replica del funcionamiento de la clínica de optometría de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala En ese tenor, se sugiere que los espacios de atención sean divididos según el potencial infeccioso del paciente; esto con el objetivo de controlar el libre traslado de las personas en las instalaciones clínicas y mitigar la transmisión de enfermedades infectocontagiosas, por lo que los espacios se dividirán en áreas de transición (pasillo de libre traslado), áreas de contención (Nivel A y B) y área limpia (nivel C), donde no hay pacientes con posibles contagios[i].

Como el área de optometría se divide en dos partes se tendrán que implementar los tres niveles en ambas áreas de la clínica para evitar contagios en el traslado de un área a la otra. El área de Nivel A, está determinada por la sala de espera de optometría de ambas áreas de la clínica; ya que debe ser una zona bien ventilada y con accesos inmediatos. Su objetivo es contener a los pacientes con posible infección y proteger los espacios vulnerables (Nivel B y C), manteniendo un flujo de ingreso y egreso del personal y pacientes sin detenerse o aglomerarse en los diferentes espacios y así evitar la contaminación cruzada.

En el nivel A, el paciente será sometido a un proceso de TRIAGE donde se le realizará una anamnesis (Anexo 1), buscará identificar los signos y síntomas clínicos básicos que especifican a la enfermedad infectocontagiosa a la que se haga referencia y según el resultado, el paciente podrá clasificarse como:

  • Paciente altamente sospechoso o confirmado
    • Paciente sospechoso 
    • Paciente negativo.

El Nivel B del área 1 será la sala de espera interna y del área 2 será la sala de espera de la clínica, debido a la proximidad con el nivel anterior. El objetivo de este nivel es la sanitización obligada del paciente, según la técnica de lavado de manos (Anexo 2) en sus 5 momentos (Anexo 3). Una vez clasificado y sanitizado, el paciente podrá transitar por las instalaciones de la clínica de optometría. Este nivel deberá ser supervisado por dos personas, un revisor de sanitización y otro que dirija al paciente a su zona de atención refractiva o de especialidad. La comunidad universitaria y comunidad externa sin importar la razón por la que asiste debe pasar por niveles A y B.

El Nivel C o zona limpia, es el espacio destinado de manera habitual a la atención clínica optométrica. el cual el área 1 de la clínica estará cubierto por el gabinete 3 y 4, y el área 2 por el gabinete 1 y 2. Este es un espacio en el que se asegura que la exposición del personal y los pacientes es mínima. En este espacio podrá atenderse el motivo de consulta del paciente, respetando las recomendaciones de distanciamiento básico e higiene. Es importante comprender que aun cuando se ha tratado de evitar el contagio, y este espacio está clasificado como zona limpia, el tiempo de examinación debe minimizarse. 

Estos puntos tienen como tarea la supervisión de la limpieza de diferentes áreas de trabajo, además de ofrecer instrucciones claras a los pacientes y acompañantes que acuden a las instalaciones de la Carrera de Optometría, pues es recomendable otorgar gel antibacterial para la desinfección de manos (Anexo 4), información clara y precisa sobre su desplazamiento y zona de espera dentro de las instalaciones. Se debe verificar e informar que, por su seguridad, solo el paciente podrá permanecer dentro del consultorio.

El personal en estos filtros debe contar con el equipo de protección personal (EPP) necesario, limpiar constantemente su área de trabajo, mantener distanciamiento adecuado, estar en un espacio ventilado. Su función es vital, ya que evitará la posible propagación de la infección.

La estación del TRIAGE se encontrará en la recepción de la clínica, y contará con por lo menos cuatro personas dedicadas exclusivamente a esta actividad. En este espacio se realizará toma de temperatura y una pequeña anamnesis que permita identificar si es seguro para la comunidad clínica que el paciente pueda continuar con su motivo de consulta o es necesario enviarle a interconsulta al área médica de la CUSI o a su médico familiar.

Clasificación de los pacientes

Una vez que el paciente se encuentre en la recepción de la clínica (Nivel A) se podrá clasificar como:

  • Paciente altamente sospechoso o confirmado. Clasificación que se encuentra determinado según si el paciente estuvo expuesto a pacientes enfermos, presenta parte de la sintomatología de la entidad infectocontagiosa en cuestión, o tiene diagnosticado confirmado con pruebas de laboratorio. Este paciente no podrá avanzar del Nivel A, ni podrá ser atendido en la Clínica de Optometría, y deberá ser referido a la unidad de salud competente.
  • Paciente sospechoso. Clasificación que ubica al individuo que presentó algunos síntomas o estuvo expuesto a enfermos, pero siguió medidas de limpieza y no tiene diagnóstico específico por laboratorio. Este paciente podrá ser atendido bajo el motivo de consulta refractiva o de especialidad, en gabinetes cercanos al nivel B, y deberán extremarse las precauciones de distanciamiento social, tiempo de atención e higiene del gabinete.
  • Paciente negativo. Clasificación que ubica al individuo como de riesgo bajo. Nunca tuvo sintomatología, no estuvo en contacto con enfermos y puede o no tener un diagnóstico de laboratorio con resultados negativos. Este paciente podrá ser atendido en condiciones habituales refractivas o de especialidad en las instalaciones de la Clínica de Optometría.

Comentarios específicos para COVID-19

En caso de presentar la enfermedad y tener o haber tenido afecciones a nivel ocular se debe considerar que sí existe evidencia de infección de la superficie ocular en pacientes con COVID-19, condición determinada por la detección de ARN de SARS-CoV-2 en las secreciones oculares del paciente. Por lo que es importante comprender que el sistema nasolagrimal puede actuar como un conducto para que los virus viajen desde el tracto respiratorio superior hasta el ojo, por lo tanto, el tejido ocular y la lágrima pueden representar una fuente potencial de SARS-CoV 2, como lo demostró un estudio en Singapur, tras el muestreo de tiras de Schirmer, en diferentes puntos de tiempo (entre los días 3 y 20) del desarrollo inicial de los síntomas.

Los síntomas oculares que se reportado incluyen: ojos rojos, lagrimeo, visión borrosa, secreción y desaturación de color.

Es importante mencionar que, a pesar de la inexistencia de evidencia de contagio directo por contacto con fluidos oculares, esto no minimiza las probabilidades de contraer la enfermedad mediante el contacto con lágrima o conjuntiva[v].De modo que todo material desechable de evaluación que estuvo en contacto con el paciente, debe de ser desechado a una bolsa de RPBI (Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos) roja. Además de que todo material de evaluación que no sea desechable, debe de someterse a un proceso de desinfección para evitar la propagación de cualquier enfermedad infectocontagiosa.

Equipo de Protección Personal (EPP)

El uso de Equipo de Protección Personal (EPP) es la primera barrera física del alumno y de los profesores ante los potenciales riesgos a los que se expone, la eficacia de este, depende del uso, manipulación y eliminación adecuada. Por lo que tendremos que generar una cultura de adquirir y portar el equipo necesario al estar en la Clínica de Optometría. (Anexo 5)

Aspectos a considerar 

Para facilitar el trabajo, se debe considerar la división de los pacientes, previa a su clasificación, pues se dará importancia a los pacientes que experimenten una emergencia ocular (dolor agudo, hinchazón, flashes, cuerpos extraños, traumatismo, etc.) deben de ser atendidos en el espacio clínico cercano al Nivel B. Solo los pacientes deben de ingresar a este, el examinador debe utilizar el EPP pertinente en todo momento: bata, guantes y cubre bocas, además de que se debe limpiar todo el espacio después de la visita[vi].

Los pacientes no pueden permanecer mucho tiempo en la sala de espera, es necesario evitar estar acompañado si no es necesario, además de mantener una distancia de 1.5 metros entre personas, por lo que se pondrán señalamientos donde las personas pueden permanecer cumpliendo estas disposiciones. La sala de espera se extenderá para tener mayor rango de espacio. Se recomienda que porte un cubre bocas, ya que, al presentarse en una clínica en busca de atención a la salud, se le considera fuente probable de contagio.

Se atenderá sólo por citas, ya sea para recibir atención optométrica o para la entrega de lentes aéreos o de contacto, esto con el fin de evitar aglomeraciones, recordando que preferentemente se presente únicamente el paciente, en caso de ser necesario como en menores de edad, personas con discapacidad, adultos mayores o alguna otra condición acudir con un acompañante. Reiterando que preferentemente los menores de edad y adultos mayores eviten acudir ya que son grupos mayormente vulnerables al contagio.

Acciones durante el examen visual

Estas actividades están definidas como todas aquellas que, con el objetivo de protección, evitarán el contacto directo con tejido y residuos biológico-infecciosos, así como con la manipulación inmediata de los mismos, durante el tiempo en el que se lleve a cabo la exploración clínica de un paciente.

Durante el Examen

El examinador debe de conocer cuál es la clasificación del paciente, además de conocer en qué área de trabajo se encuentra, para evitar esparcir la enfermedad. El personal clínico puede entrar en contacto físico cercano con pacientes infectados o sospechosos, deben seguir estrictamente los procedimientos estandarizados para entrar y salir de áreas contaminadas y sospechosas de estar contaminadas (Nivel A y B). Tendrá que seguir las recomendaciones para la atención de cada paciente; aun cuando se considere un paciente sin contagio o sin riesgo, se tendrán que seguir los lineamientos como el lavado de manos y los 5 momentos. En la provincia china de Hubei, no se respetaron los espacios de trabajo, lo que resultó en la innecesaria diseminación de la infección por COVID-19 en diferentes hospitales.[vii]

El lavado de manos adecuado, según lo publicado por la OMS destaca una duración mínima de 20 segundos, recalcando que debería durar entre 40 y 60 segundos (Anexo 2), además de reiterar los 5 momentos para realizar este proceso, los cuales son: antes de tocar al paciente, antes de realizar una tarea limpia, al estar expuesto a líquidos o fluidos corporales, después de tocar al paciente y después de estar en contacto con el entorno del paciente[viii]. (Anexos 3)

La clasificación del paciente ayuda al profesional de la salud a tomar medidas de prevención como, por ejemplo, en el caso de los optometristas, el desecho de RPBI (tiras de Schirmer, fluoresceína o lentes de contacto) de la manera adecuada, considerando que el virus puede vivir por 2 o 3 días en esta clase de materiales.

Acciones después de la consulta optométrica

Estas actividades están definidas como todas aquellas que están relacionadas con la manipulación de contenedores de residuos biológico-infecciosos, así como con la sanitización de los espacios clínicos y equipo, posterior a la evaluación clínica de un paciente.

El examinador debe limpiar todo el espacio de trabajo, haciendo énfasis en el equipo que utilizó durante la evaluación, todo el equipo que tenga lentes o componentes electrónicos debe limpiarse con alcohol isopropílico al 70%. Elementos como mobiliario o zonas de desplazamiento se recomienda el uso de desinfectantes como cloro.

Elementos de limpieza

Los agentes desinfectantes de limpieza requieren de un tiempo de acción, por lo que, se recomienda no realizar una manipulación inmediata después de limpiar un objeto. Los diferentes agentes desinfectantes se deben de utilizar con precaución, ya que la mezcla de varios de estos agentes, pueden generar reacciones químicas que afecten la salud del individuo[ix].

Al realizar la limpieza desinfección del espacio, se debe mantener el área ventilada. Una vez que el área está seca, se puede utilizar un limpiador multiusos. (Anexo 6)


[i] Peng J, Ren N, Wang M, et al. Practical experiences and suggestions on the eagle-eyed observer, a novel promising role for controlling nosocomial infection of the COVID-19 outbreak [published online ahead of print, 2020 Mar 3]. J Hosp Infect 2020. S0195-6701 (20):30096-7.

[ii] Ai, T., Yang, Z., Hou, H., Zhan, C., Chen, C., Lv, W., … & Xia, L. (2020). Correlation of chest CT and RT-PCR testing in coronavirus disease 2019 (COVID-19) in China: a report of 1014 cases. Radiology, 200642.

[iii] Wang, L. S., Wang, Y. R., Ye, D. W., & Liu, Q. Q. (2020). A review of the 2019 Novel Coronavirus (COVID-19) based on current evidence. International Journal of Antimicrobial Agents, 105948.

[iv] Jun, I. S. Y., Anderson, D. E., Kang, A. E. Z., Wang, L. F., Rao, P., Young, B. E., … & Agrawal, R. (2020). Assessing Viral Shedding and Infectivity of Tears in Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) Patients. Ophthalmology.

[v] Guan, W., Ni, Z., Hu, Y., Liang, W., Ou, C., He, J., … & Du, B. Clinical Characteristics of Coronavirus Disease 2019 in China.

[vi] https://contactlensupdate.com/2020/03/16/covid-19-and-contact-lens-wear-what-do-eye-care-practitioners-and-patients-need-to-know/

[vii] Zhonghua Liu, Xing Bing, Za Zhi. The epidemiological characteristics of an outbreak of 2019 novel coronavirus diseases (COVID-19) in China. Chinese Journal of Surgery 2020; 41(2):145–151.

[viii] Manual técnico de referencia para la higiene de manos. Dirigido a los profesionales sanitarios, a los formadores y a los observadores de las prácticas de higiene de manos. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/102537/WHO_IER_PSP_2009.02_spa.pdf;jsessionid=ED2B277B34888DDBCE445EDADB9187F9?sequence=1

[ix] covid19.facmed.unam.mx

 

ANEXOS

ANEXO 1. anamnesis

Triage aplicado al paciente es esencial, pues se ha demostrado que, en el proceso de la enfermedad, se pueden presentar alteraciones oculares y es en estas, en las cual el virus puede permanecer activo, lo cual lo convierte en una fuente de infección, por lo que, es vital que, durante el llenado de la anamnesis se pregunte sobre la sintomatología y signos del paciente:

Preguntas servirán para clasificar al paciente.

SIGNO O SINTOMAPOSITIVONEGATIVO
Fiebre en las últimas 48 horas  
Tos  
Cansancio  
Congestión nasal  
Secreción nasal  
Dolor de garganta  
Dolor de cabeza  
Diarrea  
Fatiga  

**Dificultad para respirar ——— síntomas característicos de SARS-CoV-2[ix]

*Las personas infectadas no necesariamente presentan los síntomas, pueden tener uno o ninguno.

** En caso de presentar este síntoma, se recomienda buscar atención médica.

PREGUNTAPOSITIVONEGATIVO
Enfermedades respiratorias en los últimos 7 días  
Ha estado o estuvo en contacto con personas que viajaron a Europa o China  
Ha estado o estuvo en contacto con personas con COVID-19 o Neumonía atípica  
Acudió a algún centro hospitalario en los últimos 15 días  
Participo en el protocolo “Susana Distancia (aislamiento social)”  
Ha estado o estuvo enfermo de Covid-19 o Neumonía atípica  
  • Si padeció Covid-19:
PREGUNTAPOSITIVONEGATIVO
Tuvo alteraciones oculares  
Presento conjuntivitis  
Tuvo algún tipo de secreción  
Utilizo algún tratamiento  
Utilizo algún remedio no farmacológico  
Utilizo lentes de contacto  
Utilizo lentes aéreos  

Es recomendable hacer estas preguntas al paciente, ya que están divididas en 3 áreas: Síntomas, riesgos de exposición y afecciones a nivel ocular. Las primeras 2 secciones permiten clasificar al paciente, la última le dará información al examinador sobre cómo proceder durante la consulta.

Debe de recalcarse, que se ha registrado como positivo a la enfermedad entre el 1.2% y 6% de los pacientes asintomáticos, estos son capaces de propagar la enfermedad, por lo cual, al dar negativo en el interrogatorio principal, las medidas de seguridad no se pueden minimizar los contagios. Los registros indican que las infecciones COVID-19 adquiridas en hospitales están relacionadas con la clasificación errónea de pacientes o a pacientes asintomáticos sin exposición alguna[ix].

[ix] Peng J, Ren N, Wang M, et al. Practical experiences and suggestions on the eagle-eyed observer, a novel promising role for controlling nosocomial infection of the COVID-19 outbreak [published online ahead of print, 2020 Mar 3]. J Hosp Infect 2020. S0195-6701 (20):30096-7.

[ix] Zhonghua Liu, Xing Bing, Za Zhi. The epidemiological characteristics of an outbreak of 2019 novel coronavirus diseases (COVID-19) in China. Chinese Journal of Surgery 2020; 41(2):145–151.

[ix] Manual técnico de referencia para la higiene de manos. Dirigido a los profesionales sanitarios, a los formadores y a los observadores de las prácticas de higiene de manos. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/102537/WHO_IER_PSP_2009.02_spa.pdf;jsessionid=ED2B277B34888DDBCE445EDADB9187F9?sequence=1

[ix] covid19.facmed.unam.mx

ANEXO 2. LAVADO DE MANOS

Lavado de manos establecido por la OMS Octubre, 2010. Fuente: https://www.who.int/gpsc/information_centre/gpsc_lavarse_manos_poster_es.pdf?ua=1

SALVE VIDAS: límpiese las manos 5 de mayo de 2019 «Una atención limpia para todos – está en sus manos» https://www.who.int/gpsc/5may/es/

ANEXO 3. CINCO MOMENTOS PARA LA HIGIENE DE MANOS

ANEXO 4. DESINFECCIÓN DE MANOS

ANEXO 5. Equipo de Protección Personal (EPP)

  • Bata: Debe de estar limpia, se debe utilizar únicamente en el espacio clínico, ya que exponerla o utilizarla en espacios abiertos como: áreas verdes, pasillos o transporte público, la contaminará, comprometiendo la salud del evaluador y del paciente. Se utilizará cerrada, ya que, en caso de hacerlo de la manera opuesta, se expondrá a contaminación.
  • Cubrebocas: Se utiliza cubriendo desde el puente nasal a la barbilla. Una vez que se coloca, no puede manipularse con las manos sucias, de preferencia, se debe de ajustar el alambre sobre el puente nasal, de modo que, evite la contaminación hacia la parte ocular. Para retirarlo, se debe comenzar por las bandas colocadas en la oreja derecha, dirigiéndose hacia la oreja contraria, evitando el contacto con la tela del cubrebocas. Se debe cambiar cada 4 horas o cuando se humedezca, se desecha en la basura común.
  • Guantes: El uso de guantes no excluye la necesidad de limpiarse las manos. Es preferible utilizar guantes estériles desechables, se utilizan en procedimientos en los cuales se estará en contacto con el paciente, en específico en zonas con potencial fuente de contagio (tejido conjuntival y corneal, secreciones, lagrimeo, anexos oculares). Una vez colocado los guantes, se emplearán únicamente en el espacio clínico (gabinete), de otro modo, se contaminará la zona en la que se desplace el alumno, además de los objetos que este pueda manipular. Para retirarlos se tocan del borde, se jalan en dirección opuesta al brazo, para que se inviertan al retirarse, con el guante al revés, se toma el guante de la mano contaría y se repite el procedimiento, ambos guantes se colocarán en la basura común, en caso de estar empapados en líquidos infectocontagiosos, deberán colocarse en la bolsa roja, que se encontrará en el gabinete 24 en el caso de la Clínica de Optometría de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala y en caso de brigadas se encontrara en el módulo uno en primera atención y posteriormente se llevará al gabinete 7 para que el área de bioseguridad de la Facultad lo retire y continúe con el procedimiento necesario para desecharlo. (Anexo 5.1)
  • Zapatos clínicos: Protegen al examinador en caso de accidentes, estos deben de ser cerrados, ser blancos para poder evidenciar, contaminación que pueda suceder dentro de la consulta.
  • Ligas para el cabello: El cabello debe estar recogido, ya que, puede estar en contacto con el rostro del paciente, en este caso, se puede transmitir diferentes infecciones o ectoparásitos por el contacto pestañas – cabello.

ANEXO 5.1. UTILIZACIÓN DE GUANTES

ANEXO 6. LIMPIEZA

La limpieza de objetos delicados como lentes, equipo de diagnóstico con componentes eléctricos o celulares y tabletas, se debe de utilizar una solución de alcohol isopropílico al 70% y un paño. Se debe de rosear el paño con esta solución y de esta manera, limpiar el equipo. En caso de ser necesario, se pueden utilizar botellas de aire comprimido. El alcohol isopropílico al 70% tiene una tasa de evaporación elevada, por lo que es recomendable. No se deben de utilizar limpiavidrios o diferentes soluciones multiusos porque pueden dañar el equipo, causando ralladuras o quemando los componentes eléctricos. Es necesario lavar continuamente los paños que se empleen para realizar esta tarea.

Para desinfectar mentoneras o soportes que están en contacto con el rostro del paciente, se pueden emplear toallas desechables con cloro, de igual manera, se debe de dar un tiempo para que la solución esté seca, y pueda utilizarse de nuevo.

Para prevenir posibles contagios, es importante un manejo adecuado a los objetos manipulados por personas con o sospechosas de Covid-19.

El equipo de diagnóstico empleado debe de limpiarse antes de realizar cualquier procedimiento de atención que involucre el contacto directo con uno o más pacientes. Algunos de estos equipos son:

  • Oclusor
  • Lámpara de hendidura (mentonera, soporte y oculares o protector de oculares)
  • Queratometro (mentonera, soporte y oculares o protector de oculares)
  • Foroptor (soporte y lentes)
  • Retinoscopio y oftalmoscopio
  • Armazones (filtros R/V, pruebas o venta en general)
  • Lentes (las lentes de cualquier tipo están en contacto con las pestañas del paciente)
  • Pinzas de depilar
  • Extractor ocular para cuerpos extraños

Se debe considerar que los agentes desinfectantes no actúan de inmediato, requieren de un tiempo de acción.

Para desinfectar objetos plásticos como las mentoneras o soportes de la frente, se pueden emplear toallas desechables con cloro o algún otro detergente; para lentes o pantallas, es recomendable emplear alcohol isopropilico además de un paño que debe limpiarse constantemente. Material que este en contacto con la superficie ocular como un debridador, debe limpiarse con jabón quirúrgico o cloruro de benzalconio.

 

ANEXO 7. MITOS DEL SARS-COV-2

Mitos del SARS-CoV-2

  • Cualquier persona puede padecer la enfermedad, esta no es exclusiva de género, rango de edad o clase social.
  • El clima frio o caliente no elimina o mitiga al Covid-19.
  • Este virus no se transmite por la picadura de un mosquito.
  • No existe evidencia de que la enfermedad se transmita por mascotas (perros o gatos).
  • Bañarse con agua caliente no previene la infección.
  • Las secadoras para las manos no son efectivas eliminado el coronavirus, es preferible el uso de toallas de papel desechables.
  • No se debe utilizar luz ultravioleta para la desinfección de las manos.
  • Los escáneres térmicos detectan la fiebre del individuo, no lo presencia del virus.
  • Rosear alcohol o cloro en el cuerpo, no elimina al virus una vez que este ha entrado al cuerpo (o se presenten síntomas).
  • Las vacunas contra la neumonía no eliminan al coronavirus.
  • No existe evidencia de que el spray nasal evite la infección.
  • No existe evidencia de que el ajo proteja al individuo de la infección.
  • Los antibióticos no funcionan para el tratamiento de virus, solo para tratamientos de enfermedades bacterianas.
  • Hasta la fecha no existe un tratamiento recomendado para tratar o prevenir la infección.